Recensión del libro de Santiago Guijarro, El cristianismo como forma de vida